De relojes, llantos y otras tristezas



He dejado a mi reloj de cuerda llorando en una esquina...

Me fui lejos de las paredes tristes hoy por la mañana,
me vacilaron los pasos, me dudaron las sonrisas.

He sido cuatro veces la parte intangible de un todo desmembrado,
que se cae a pedazos en las tardes soleadas
y en las mañanas de aguacero impertinente.

Llora el reloj.

................ tic tac de manecillas y lágrimas.............

(Una interminable sombra nació en mis manos)


El ímpetu de una golondrina desdichada
que se posa en la vera del camino,
buscando la salida de un callejón sombrío.


Me fui lejos de las luces que se marchitan tras las cortinas,
me vinieron a buscar recuerdos que un día creí perdidos.

He sido la parte a medias de una historia desvencijada,
que se calumnia en la memoria y se inventa en el sollozo.


Gime mi reloj.

............. extiende sus segundos y me abraza............

(Una fuerza de ola melancólica choca contra mi sien)


¡Me he ido lejos! Grité por la ventana.

¡Me he ido lejos!
Ya la muerte no me alcanza.

Me he ido lejos... le susurré a mi reflejo....................
..........me he ido lejos... lloré entre las sábanas

.......... Me he ido lejos, me repetí con furia.........

He sido la pluma anclada en una mirada desconocida,
raíz de tristeza que no vuela ni canta.

He dejado moribundo a mi reloj de cuerda
(Artífice inconcluso de esperanzas muertas)
............. lo ato a mis rencores con sedas desgarradas..........


Me he ido lejos, me dije convencida...............

............... y yo aún no había partido......................


8 comentarios:

Dilman dijo...

Es difícil pasar verso a verso sin naufragar en la pena de esta escena surrealista con corazón sombrío. El poema respira desde su atmósfera melancólica hacia un goteo intimista estructurándose en un pálpito delicado y fantásticamente hermoso, mientras se dramatiza entre la partida y el reloj que ata recuerdos y penas. Genial genial genial!!!

dolor de muelas dijo...

Que bueno sería hacer llorar a mi reloj... tantas veces él me ha hecho llorar que ya lo odio...
Sería excelente apuñalarlo y verlo desangrarse... mientras sonrío listo para irme... lloraría pero esta vez de alegría...

Muy muy muy bueno!.

Vivian dijo...

Ay Dios, creo saber adonde está Pancho.
Este texto es hermoso Mile, en serio lo digo; nada de halagarte con la falacia bloggera común de estos días donde cualquier mamarrachada es hermosa. Te ha quedado soberbio, soberbiamente demencial, muy a tu estilo eufórico.
Eso de "adonde la muerte no pueda alcanzarme" me ha gustado. (Y el puto reloj que no deja de joder y gime todo el tiempo)
En fin, que hoy te mereces unas arepas.
Muy lindo, en verdad me ha gustado.
Besos.

Me dan unas ganas de robarle el nick al comentarista anterior...¡Cómo me gusta! jajaja.
¿Por qué no se me ocurrió a mí?

Mile dijo...

Dolor de muelas.. muchas gracias por la visita y el comentario. Es una forma de alivio saber que no soy la única que sufre al tiempo...

Besos

Mile

Mile dijo...

Vivi.. gracias Bruja, yo sé que no me vendrías a decir "qué lindo" si fuera una mierda ¡Que te conozcooooo! jajjaajajajaja
Y bueee ya ves, no solo a ti se te ocurren buenos nicks.. pero no quejes que tus alitas_fritas siguen siendo el rey.. digo la reina.. la reina de la gallinas..

Besos

Vivian dijo...

Eso del "rey" es secuela del velo y los zancos!

mofin dijo...

eh mile...como llegué hasta aquí?...a este mercado

sabes cual es mi problema con juarroz??? que cada vez que lo leo más quisiera haberlo escrito yo antes!!!!

sigo leyéndote, vaya que me pase lo mismo contigo...

Mile dijo...

Mofin... bueno.. Juarroz.. ¿qué decir? Para mí.. el padre del surrealismo-existencialismo latinoamericano...
Sencillamente genial...

Gracias por venir...

Un beso

Mile