Sin título... ni ganas

Hemos dejado que la noche nos avance como a dos ciegos...
nos miramos las esquinas y ya ni nuestras sombras
nos guiñan ni con el rabo de los ojos.

Es pesada la tarde, como esa lluvia que nunca llega a tiempo,
como esas piedras precaristas que plantan banderas y miserias
en los bolsillos de nuestras manos.

Caminamos al lado y el roce del silencio agrieta las gargantas,
se nos come la voz, los besos, las miradas, las ganas...

Nos queda ese vacío de nada, ese abismo intransigente,
las veces que destejimos al tiempo, lo envolvimos en papel de fumar...
vino el fuego...y entonces, nos consumimos a la vez...

¿Ves al destino?

Da la vuelta en dirección contraria,
nos lleva hacia el destiempo,
al olvido... a las casas muriendo por las ventanas.

Me he vaciado en un sorbo el último gesto,
he perdido la llave, otra vez, en algún punto muerto,

Y callo... por no maldecir al viento
y a esa costumbre de encontrarnos ahogados...
allí... en el fondo del mismo vaso...

9 comentarios:

Paul dijo...

a mí...

te espero donde siempre...

Jane.

beso, ojazos

Edmy dijo...

El maldito tiempo que sigue revolviendote el cerebro, serán los viejos Dragones que ya nunca se fueron sé que prohibiste nombrarlos un día, pero nada Brujita que me surgió la pregunta. que me surgió como mis lluvias que tampoco llegan a tiempo tal como tú, la brujita alegre y nostalgica de sabiduría Milenaria, tal como yo una loca que se desahoga en letras aunque mi musa se ha ido lejos y se niega a regresar. Nada Bruja que te extraño. Pasate por mi Blog en cuanto puedas, hay algo para tí.

Mile dijo...

Hola Princesa... ya ves, hay cuentos que se escriben sobre ellos mismos, que cambian de escenario, de comedia, de tiempos de café, el color de las medias... pero no cambia la historia... tal vez da un giro inesperado, tal vez cuando se repite es a gritos, o en susurrollos.. tenemo de todo.. una princesa, una bruja, un dragón, un príncipe, un castillo abandonado, tres fosas y cuatro caballos... lo que no tenemos es un hilo conductor, una secuencia... una justicia narrativa...
Gracias Edmy, por seguir estando entre los árboles de este bosque no tan encantado..
Mi musa no está... hace tiempo que me escupió a la cara y se fue.. volverá.. siempre lo hace... por mientras... vamos juntando días y relojes marchitos para luego darles un campo de batalla de artificial...

Te quiero y también te extraño... y a tus letras.. y a tus intrepretaciones siempre exactas de los estragos de mis desvaríos...

Mile.

PS. Ya mismo voy a tu blog... =)

guille dijo...

¿Es el destino el que nos hace naufragar?

¿O quizás nuestras decisiones? Que a veces tomamos eligiendo el perfil loco de nuestra personalidad.

El ultimo vaso, ese que es seguido por otro cuando el tiempo anda torcido.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Mile:
He disfrutado leyendo estos versos.¿Cómo andas de ánimos poéticos? Ya me contarás. A ver si te animas y sigues regalándonos tu poesía. Besitos:
Tadeo

Amorexia. dijo...

Sobervio. Lo mejor que te he leído vecina.

La noche va cayendo con su peso y su neblina de noche trascendiendo a los que se mantienen sonámbulos, soñando con huecos en las palmas de las manos y fondos de vaso.

Muy bueno en verdad.

Saludos a deshora.

Anónimo dijo...

Tres intiresno, gracias

Chepa la Ballena ☺ dijo...

mamor escriba pronto, no sabia q escribias tan nindo..ciao polita

Omega dijo...

LLegue de casualidad hasta aca, esto es lo primero que leo de vos, me encanto, impresionante :)

http://theommega.blogspot.com/