Sucede que a veces la vida....


Sucede que a veces
el tiempo se hace nada,
y lo cargamos
a las espaldas indiferentes,
y la vida que se queda
en cualquier estación
agitando su pañuelo.

Sucede que a veces
me lloran las sonrisas
y el cielo tiene señales
de derrotas consumadas
para la vida que se duerme
a un costado de mi desesperción.

Sucede que a veces
la caricias intoxican
y envenenan los besos
que colman mis manos de vacíos
dejando a la vida arriconada
contra miradas equivocadas.

Sucede que a veces
me diluyo en medio de
espejismos transversales
que une los extremos
de una cuerda imaginaria
que sofoca a la vida
y la deshace en desvelos.

Sucede que a veces
me trasformo en un eco
angustioso y malintencionado
gritando nombres desconocidos,
que arrastra la vida
hacia inhóspitos destierros.

Sucede que a veces
colecto desagradables
recuerdos y los vuelco
en medio de mi delirio
haciéndole a la vida
una herida de muerte

Sucede que a veces
desvisto mis dudas
y las dejo a plena luz
sentadas y expuestas,
entoces...
entoces la vida
vacila y se va...




2 comentarios:

Dario dijo...

Sucede que a veces
salimos de la sombra del hastío
para asomarnos a un espejo de versos
que nos susurra al oido
que después de todo
no estamos solos en nuestra miseria.
En ese momento comienza a soplar un viento diferente que quizá nos aleje definitivamente de la sombra
Quiza...

Mile dijo...

Suceden tantas cosas Nene, que a veces se vuelven más lentos los pasos...
Pero también sucede que llegan rayos de sol a tocar la ventana... como ahora tus letras tocan mi alma...
Y siii.. quizá...
Besos hasta que te canses