Un minuto de silencio



Un minuto
para acabar con el tormento,
esta noche muero cantando,
ya sin máscaras me presento:
soy apenas un recuerdo.

Un minuto
la noche pasa en vela
tras tus ojos de fantasma
tras tus manos sin entrañas
tras tus pasos sin presente.

Un minuto
y casi muero desgarrada
una mentira mal disfrazada
un forzoso silencio en la garganta:
en tu mirada aprisionada.

Un minuto
un disparo de cañón
una sonrisa a la mitad de la vida
tu mano en mi frente
tus manos... y todo tu ser...

Un minuto
para darle muerte al silencio
ese que arde por dentro
ese que rompe el sociego
ese que estafa sin palabras.

Un minuto
cómplice de un te quiero
el resto ya no importa:
queda mi vida entera para seguir callando
queda mi vida entera para seguir muriendo.




2 comentarios:

Paul dijo...

Precioso, Mile, precioso.

Un poema lleno de sensibilidad, sentimiento y vida.

He tenido que hacer una pausa para quitarme una lágrima.

Besos

Paul

Mile dijo...

Paul... los chicos no lloran !!

No... mentira... llorá... que si querés te presto un pañuelito (bien lavado, ehh) y luego mi hombro y mis brazos !!